Tofu ahumado con cebolla caramelizada (V)

tofuahumadoconcebollacaramelizadaysalsadesoja

Ingredientes:

– Tofu ahumado.

– Cebolla.

– Aceite de sésamo (u oliva, si no tienes).

– 1 chorrito de salsa de soja.

 Elaboración:

No suelo tirar mucho de él, porque no conviene abusar de la soja, pero a veces el tofu (que, para quien no lo trabaje, diré que es soja cuajada y que tiene una textura parecida a la del queso) es una opción sencilla y muy nutritiva. En este caso es un tofu ahumado con aroma de almendras (hay mil variedades) que está realmente rico. En una sartén con un poco de aceite de sésamo (u oliva) caramelizamos la cebolla (yo entiendo por caramelizar cocinarla muy lento, hasta que vaya reduciendo el contenido en agua, soltando todos los azúcares dorándose poco a poco…, hasta que adquiera ese color tostado y ese sabor agradablemente dulce que no recuerda en absoluta a la cebolla cruda, de ahí lo de caramelizar…, aunque sería más apropiado llamarlo enmascaramelizar). Una vez lista, retiro la cebolla de la sartén y sobre en ese aceite encebollado pongo el tofu cortado en barritas, como se ve en la foto, doro por ambos lados y añado la cebolla caramelizada y un chorrito de salsa de soja, que le da mucha alegría y el toque salado que necesita.

Nota: Se me acaba de ocurrir que para hacerla superbe le iría de vicio una untadita con alioli de cilantro.

Pasta con pesto de espinacas y avellanas (V)

Ingredientes:

– La pasta que más nos guste (yo con la pasta soy monoclásico y le puse spaguetti).

– 1 buen manojo de espinacas.

– 1 ajo.

– 1 cucharada de levadura nutricional o de cerveza.

– 1 puñado de avellanas.

– Aceite de oliva y sal.

Elaboración:

He aquí una receta fácil y deliciosa, para unas prisas. Hacer un pesto de espinacas es muy sencillo, normalmente se hace con albahaca (puedes verlo en la receta del pesto), pero la espinaca es una opción deliciosa para experimentar con esta salsa tan versátil. Para hacer el pesto trituramos un buen manojo de espinacas junto a un ajo, la levadura nutricional, un puñadito de avellanas (u otro fruto seco, la receta original lleva piñones, pero a mi me gusta más con nueces, anacardos o avellanas) un chorro de aceite de oliva (yo, transgresor de mi, me lo salté a la torera y le puse unos tomates secos que conservo en aceite de oliva, me daba en la nariz que combinarían bien), un pellizco de sal y a batir. Si queda muy densa se puede aligerar con agua o más aceite de oliva, o mitad y mitad. Una vez que tengas la salsa preparada, ya solo queda cocer la pasta al dente (integral, claro), mezclar y ñam ñam.