Judías carillas con bolitas de arroz (V)

alubiasconalbondigasdearroz

Ingredientes:

– 400 g de judías carillas (si te resultan prohibitivas puedes usar otra variedad más económica).

– 1 ajo hermoso, 1 cebolla, 1 hoja de laurel, 1 pimiento verde, 1 pimiento rojo, 1 tomate (le van también apio, puerro, zanahoria o las verduras que más te gusten…)

– Sal, pimienta, pimentón, finas hierbas y una pizca de cayena.

Bolitas de arroz.

Elaboración:

Dejamos las judías, previamente lavadas, en remojo la noche anterior. Una vez remojadas las ponemos junto a las verduras y cocemos a fuego medio unos 40 minutos. Retiramos la hoja de laurel y batimos el resto, que volveremos a añadir a la cazuela con las judías. En este momento salamos y agregamos las especias y dejamos al chup-chup otra media hora (o lo que necesiten para que queden blanditas, aunque no deshechas). Por otro lado preparamos las bolitas de arroz (también llamadas albóndigas vegetales o «hambóldigas») según se explica en la receta anterior, y servimos con las carillas.

Nota: Ya la tiene, pero si le quieres dar más potencia, ponle el clásico majado de ajo, perejil, pan tostado, o una cucharadita de marmite, o un poco de chorizo vegano tipo «calabacito». Las opciones son deliciosamente infinitas.

Albóndigas vegetales en salsa de champiñones (V)

albondigasdearrozespinacasytofu2

Ingredientes:

Para las albóndigas:

– Arroz glutinoso.

– Patata cocida.

– Remolacha.

– Berenjena.

– Aceitunas negras.

– Levaduras de cerveza.

– Agar agar.

– Harina de tapioca.

– Ajo picado, perejil, sal negra (kala namak) y pimienta.

Para la salsa:

– Champiñones.

– Cebolla.

– Ajos.

– Alcaparras.

– Vino blanco.

– Caldo de verduras.

– Laurel.

– Sal.

– Majado de ajo, perejil, avellanas, sal y vino blanco.

Elaboración:

Se mezcla la patata cocida con la berenjena, el arroz glutinoso, la remolacha cocida, aceitunas negras, levadura de cerveza, perejil, ajo picado, tapioca, agar agar, kala namak (ambas disuelta en un poco de agua en el microondas hasta que se deshagan) y especias. Formamos las bolas, rebozamos en harina de trampanhuevo (harina de garbanzos con un poco de agua, unas gotas de bicarbonato y sal) y freímos a fuego vivo. Reservamos.

Por otro lado picamos y sofreímos muy bien los champiñones, cebolla y ajos bien picados, añadimos una hoja de laurel, alcaparras, vino blanco, caldo de verduras y el majado de ajo, avellanas, perejil y más vino blanco. Dejamos reducir, probamos de sal y finalmente añadimos las albóndigas para que burbujeen 5 minutos a fuego lento.

Nota: Puedes darles el toque personal a las albóndigas con un chorrito de salsa tamari, un pelín de marmite, finas hierbas, pimienta en grano le van dabuti. También le puse a la salsa ajo en polvo, aceitunas verdes, una latita de guisantes y un poco de preparado para burritos. O incluso, como es una masa polivalente, puedes hacer hamburguesas y llamarlas «hambóldigas».

Arroz con leche de coco, pasas y plátano caramelizado al estilo mexicano (V)

arrozconlechedecocopasasyplatanocaramelizado

Ingredientes:

– 1 taza de arroz integral.

– 1 bote de leche de coco (400 ml).

– 1 palito de canela.

– Canela en polvo (para adornar).

– 4 cucharadas de panela (o azúcar moreno).

– 1 plátano.

Elaboración:

Lo primero es dejar el arroz integral en remojo media hora. Una vez remojado añadimos un vaso de agua y lo hervimos a fuego medio hasta que se consuma el agua, acto seguido ponemos la leche de coco y cocemos aproximadamente un cuarto de hora, hasta que reduzca a la mitad, en ese momento ponemos panela, canela en rama, cáscara de limón, pasas y lo dejamos a fuego bajo hasta que se consuma la casi toda la leche de coco (unos 7 minutos). Sacamos el arroz, le retiramos la ramita de canela y la cáscara de limón, lo ponemos en cazuelitas de barro, lo cubrimos con lonchas muy finas de plátano sobre las que esturrearemos un poco de panela y caramelizaremos con un soplete, plancha, antorcha, lucerna o cualquier otro adminículo llameante.

Nota: La primera receta de arroz con leche de la que hay constancia data de época medieval, y se hizo (ojo al dato) con  leche de almendras, vegana total.

Revueltofu japonés de setas (V)

revueltufodesetas

Ingredientes:

– 1 bloque de tofu duro estilo japonés (o cualquier otro, duro o blando, si no tienes).

– 250 g de setas (las que más te gusten, yo le puse una mezcla).

– 2 ajos.

– Levadura de cerveza.

– Kala namak (sal negra del Himalaya). Su alto contenido en azufre aporta sabor a huevo.

– Vino blanco (un chorro mediano).

– Sal, pimienta, cúrcuma, pimentón y aceite de oliva.

Elaboración:

Se desmiga el tofu machacándolo con un tenedor, se saltea con aceite de oliva, se añade la cúrcuma, la levadura de cerveza y la sal del Himalaya kala namak (disuelta en un poco de agua o machacada). Por otro lado se sofríen las setas en un poco de aceite de oliva con 2 ajos picados, se añade un poco de vino blanco, pimentón y sal, se deja que cuezan con su jugo y cuando reduzca a la mitad se añade al tofu y se cocina junto 5 minutos. Riquísimo…, y le va bien cualquier seta o mezcla de varias.

Nota: Otra versión de refueltofu, sencilla y deliciosa, es  el de champiñones y chorizo vegetal…, con su ajito, levadura de cerveza, cúrcuma, kale namak y un toque de pimienta.

Sopa de boletus y miso rojo (V)

sopadeboletusymisorojo

Ingredientes:

– 4 boletus hermosos (edulis, pinícolas, negros…)

– 10 espárragos trigueros.

– Pasta de miso rojo (una cucharada colmada).

– Tofu duro.

– Caldo de verduras.

– Aceite de sésamo y de oliva.

Elaboración:

Hacemos el caldo poniendo a cocer la parte dura de los espárragos y la verde de un puerro o dos (si no tienes puedes ponerle otras verduras o una pastilla de verdicaldo vegano). Mientras se hace el caldo sofreímos en una sartén (mitad aceite de sésamo y mitad de oliva) el resto de espárragos en trocitos, con los boletus (en mi caso descongelados la noche anterior, escurridos y en tiras o tacos), se rehoga todo bien, se añade una pizca de alga wakame, el tofu duro y al final un chorrito de tamari hasta que evapore; se agrega al caldo de verduras y se añade una buena cucharada de pasta de miso (y si tienes, también un poco de marmite, delicioso concentrado de verduras). La potencia de sabor es maravillosa, y si se añade el agua de los boletus descongelados y escurridos y colados, mucho más. Yo le puse un puñadito de sopa maravilla, pero admite con agrado guisantes, fideos chinos…, lo que quieras. No necesita ni sal ni especias.