Todas las entradas por aloeysalud

Tortillas de algamarones (v)

tortillasdealgamaronesocamalgones

Ingredientes:

– Harina de garbanzos, agua, vinagre, bicarbonato y sal para la masa.

– Ajo, perejil y alga wakame bien picados para aderezar la masa.

– Aceite de oliva virgen para freír la masa.

Elaboración:

Mezclamos tres cucharadas de harina de garbanzos con un buen chorro de vinagre de manzana, una cucharadita de bicarbonato, sal al gusto y agua para hacer una masa ligera y sin grumos. Añadimos el ajo, el perejil y el alga wakame picados y removemos para que se integren bien todo. Si es necesario podemos añadir un poco más de agua para darle fluidez a la masa. Mientras tanto habremos puesto en una sartén abundante aceite de oliva en el que verteremos chorritos de masa, que se extenderá sobre el aceite caliente formando las tortillas. Dejamos que se doren un par de minutos por cada lado, y sacamos a papel de cocina para que suelten el excedente de grasa. Servimos calientes y, si nos mola, las acompañamos con salsa alipioli.

Anuncios

Cardos con setas de cardo y salsa de almendras con almendras al estilo pleonámisco (V)

cardosconsetasdecardoysalsadealmendrasconalmendras

Ingredientes:

– Cardos de Luis.

– Almendras para la salsa de almendras.

– 3 puerros (casualmente también de Luis).

– 1 ajo.

– 2 cucharadas de harina (yo le puse de garbanzos, pero vale cualquiera).

– Aceite de oliva, sal y pimienta al gusto.

Elaboración:

Lo primero es lo más laborioso: limpiar los cardos, quitarles las hebras más fibrosas y dejarlos en remojo unas horas con un poco de sal para que vayan perdiendo el amargor. Uno vez hecho esto lo demás es pan comido.

Ponemos a cocer los cardos en agua con sal y un poco de harina (que ablanda y blanquea). Yo los tuve hora y media hirviendo a fuego lento, pero cada olla conoce sus hervores y el tiempo puede variar más arriba que abajo. Una vez que la textura resulta de nuestro gusto reservamos tanto el caldo resultante como los cardos y nos ponemos con la salsa.

Para la salsa: se sofríen los tres puerros en tres cucharadas de aceite de oliva, se le pone el ajo bien picado y lo dejamos unos minutos para que dore. Una vez dorado añadimos las dos cucharadas de harina (y, si lo necesita porque quede muy seco, un poco más de aceite de oliva, o margarina si lo queremos más suave), removemos y dejamos que la harina se tueste un poco. En ese momento añadimos el caldo de los cardos y las almendras (yo le puse un puñado y medio de almendras tostadas), mezclamos bien y lo batimos bien fino hasta que quede una salsa espesita y untuosa. Finalmente añadimos los cardos, unas almendras enteras así como caigan, y humeando a la mesa.

Nota 1: Como guarnición onírica le puse unas setas de cardo al ajillo…

Nota 2: …y me explico: El nombre viene de los sueños, concretamente de uno que me presentaba al primer concurso de cocina pleonásmica del mundo y, ¡oh, luminosa coincidencia!, hice un cardo con setas de cardo y guarnición de almendras con salsa de almendras. Quedé segundo :-(, mi plato era una delicia, pero no el más pleonásmico, para eso al cardo con setas de cardo tendría que haberle puesto salsa de ana-cardos…

Arroz con níscalos al estilo deChuslicioso (V)

arrozconniscalos

Ingredientes para 4 (Tiempo de elaboración, 1 h):

– 1 cebolla.

– 1/2 pimiento rojo.

– 1 tomate.

– 4 alcachofas (solo los corazones).

– un puñado de habas.

– un puñado de guisantes.

– 4 níscalos.

– 2 dientes de ajo,perejil, 1/2 vaso de vino blanco.

– Sal, pimienta, un poco de pimenton, cúrcuma, azafrán.

– 4 tazas de arroz.

– 8 tazas de caldo.

Elaboración:

Para el caldo de verduras le quedan muy bien las hojas duras de las alcachofas, puedes hacer el caldo con ellas y otras partes poco aprovechables como las partes duras del brócoli, algo de apio, nabo o las hojas del puerro, en fin cualquier caldo vegetal.

Corta la cebolla en trozos pequeñitos y sofríela un rato, cuando empiece a dorar échale el pimiento en trozos pequeños también, lo dejas unos minutos y luego añades el tomate (no hace falta pelarlo), en trozos pequeños, y lo dejas que se reduzca a fuego medio.

Mientras vas haciendo en el mortero un machado de ajo, perejil, sal y vino blanco. Lo agregas al sofrito y dejas que se evapore.

Cuando el sofrito ya va oliendo rico, vas añadiendo los níscalos, las alcachofas, habas, guisantes (pueden ser congelados), dejas unos cinco minutos, y ya está el sofrito.

Ahora sólo tienes que añadir el arroz, sofreír un poco y a continuación el caldo caliente y las especias (puedes ir probando el caldo para calibrar, recuerda que debe estar bastante sabroso, puesto que el arroz va a neutralizar el sabor). Son unos 20 minutos desde que echas el caldo, pero conviene ir probando y apagar un pelín antes de que se haga del todo. Una vez apagado dejar reposar 5 min tapando con un paño.

Muy importante: La medida de caldo es el doble que la de arroz. El recipiente debe ser una paella o una sartén grande y el fuego debe ser homogéneo por toda la superficie. La cuestión es que todo el arroz esté en contacto con el fuego, es decir, que quede una capa fina.

Nota: Receta de Chus Melchor, de ahí lo de deChuslicioso.

Nota2: Es obvio que la receta no es mía porque, 1: está explicada con detalle, esmero y elocuencia, y 2: yo le hubiera puesto aceitunas.

Puerros asados con salsa romesco y aceitunas negras (V)

puerrosasadosconsalsaromescoyaceitunasnegrasalaromaderomero

Ingredientes:

– 6 puerros bien gorditos.

– 1 puñado largo de aceitunas negras.

Salsa romesco.

– Aceite de oliva, sal, pimienta y romero.

Elaboración:

Este plato, que a mí me recuerda un poco a los calsots, pero a la andaluza, lo probaron Chiruca y Roberto en Jaén y yo, que desciendo de andaluces de Jaén, lo he adaptado con largueza en las aceitunas y un toque final de romero.

Lo primero es limpiar bien los puerros para que no les queda nada de tierra, una vez limpios se ponen en una bandeja de horno, se salan, se añade un chorrito de aceite y se asan con las aceitunas. Puedes aprovechar, como hice yo, para poner en la misma bandeja los ingredientes (tomate, pimiento rojo y ajo) para hacer luego la salsa romesco. Una vez asado el conjunto se preparada la salsa, que ponemos de cama para los puerros y las aceitunas, añadimos un poco más de romesco, unas briznas de romero y a la mesa, que hay ñampetito.

 

Judías pintas sin arroz (V)

alubiaspintas1

Ingredientes:

– 500 g de judía pintas.

– 1 cebolla.

– 2 ajos.

– 1 tomate hermoso.

– 1 pimiento rojo y otro verde.

– 1 zanahoria.

– 1 ñora o pimiento choricero.

– 1 ramita de perejil.

– Sal, pimienta, pimentón, finas hierbas, comino y/o tus especies favoritas (le va mucho el preparado para burritos).

Elaboración:

Se ponen las judías en remojo la noche anterior. Una vez remojadas las ponemos a cocer con la cebolla, ajo, pimiento verde, pimiento rojo, ñora, zanahoria, perejil y tomate, se salpimenta y adereza con las especias y lo dejamos a fuego lento disfrutanto del aroma y del chup chup de la olla. Una vez que las verduras estén blanditas las sacamos, las batimos bien finas y las volvemos a añadir. Probamos, rectificamos de lo que haga falta, y las dejamos hervir a fuego lento hasta que estén tiernas y untuosas.

Nota: Le queda que ni tintao una cucharada de sobrasada vegana (o marmite, un poco preparado para burritos, cubito vegetal y/o las especias que más te gusten). En mi casa siempre las comíamos con guindillas, rabanitos o cebolletas.

Nota 2: Lo ideal es acompañarlas con arroz basmati, pero estas son “sin arroz” porque me sobraron unos ricos falafeles de altramuz con salsa perla y los aproveché.

alubiaspintas2

Falafeles de altramuz y aceitunas con salsaperla (V)

falafelesdealtramuzconsalsaperla

Ingredientes:

– 200 g de altramuces.

– 1 zanahoria.

– 1 cebolleta.

– 1 ajo.

– 100 g de repollo.

– 1/2 lata de aceitunas rellenas de pimiento (o negras deshuesadas).

– 2 cucharadas de levadura de cerveza.

– Harina de garbanzos.

– Sal, pimienta y aceite de oliva

Para la salsaperla (el nombre le viene de su aspecto grisilicioso):

– 2 yogures naturales de soja.

– 1 ajo.

– 2 cucharadas de sésamo negro.

– 1 pepinillo hermoso.

– 1 cucharadita de alcaparras.

– 8 almendras tostadas.

– Sal, pimienta, un chorrito de limón y un poco de eneldo.

Elaboración:

Para la salsa es tan fácil como mezclar todo y batir bien fino. Y para los falafeles, más o menos lo mismo, pero con algún matiz.

Ponemos todos los ingredientes (menos la harina de garbanzos y el aceite, obviamente) en el vaso de batir (para que el resultado sea óptimo conviene trocear las verduras, de esa forma se integrará todo mejor cuando le des candela a la batidora). La consistencia no debe excesivamente húmeda, tienes que poder manejar la masa con facilidad y sin que se te quede pegada a las manos (se puede poner pan rallado o más levadura de cerveza para conseguir una textura adecuada). Una vez conseguida la textura adecuada tenemos dos opciones, o bien hacerlos al horno, o bien fritos en aceite de oliva. La primera opción es más sana, la segunda es más sabrosa. Si optas por lo sabroso no olvides pasar los falafeles por harina de garbanzos para evitar que se deshagan al freírlos.

Nota: normalmente los falafeles se hacen con garbanzos, pero como en cuestiones de amor, bondad, empatía o imaginación, nunca estorba un demasiado, me atreví con mi legumbre favorita. Aunque si eres más garbancero que altramucero es tan fácil como cambiar unos por otros…, o mejor aún, es absurdo siendo mortales posponer los gozos,  no renuncies a nada, añádele a la receta un botecito pequeño de garbanzos y listo :-).

Maafe senegalés (guiso de raíces africanas – V)

maafe2

Ingredientes:

– 1 cebolla mediana.

– 3 cucharadas de aceite de oliva.

– 3 tomates de pera maduros.

– ½ pimiento rojo grande.

– 1 ajo enorme.

– ½ cucharadita de azúcar moreno (opcional).

– Sal al gusto.

– 1 pellizco de pimienta.

– 1 berenjena mediana.

– 1 ñame yy/oo yuca y batata (si no tienes le puedes poner patata y/o zanahoria, el caso es ir a la raíz).

– 1 pimiento choricero o ñora.

– 2 cucharadas de pasta de cacahuete.

– 1 de pastilla de caldo de verduras (opcional).

– 3 tazas de arroz largo o arroz africano cocido para acompañar.

– Soja texturizada gruesa (acompañamiento opcional).

Elaboración:

La cocina vegana es anticostumbres, por eso hoy he hecho un maafe de ñame, yuca y batata, un plato de raíces africanas que, de seguir la monótona senda de la costumbre, jamás hubiera hecho.

Dicho lo cual, se baten la cebolla, los tomates, el pimiento la ñora y el ajo hasta conseguir una crema fina. Lo ponemos a sofreír en una cazuela con el aceite de oliva a fuego lento. Mientras se van cocinando las verduras podemos pelar, trocear en cubos y poner en un poco de agua con sal la berenjena. Luego pelamos y hacemos dados como los de la berenjena con la yuca, ñame y batata (puedes poner uno, dos, o los tres). Pasada una media hora añadimos a la salsa y lo cubrimos todo de agua, salpimentamos, añadimos la crema de cacahuete diluida en agua, removemos y lo dejamos a fuego lento. Mientras se va cocinando pordemos cocer el arroz, e hidratar, escurrir, enharinar y freír la soja texturizada gruesa (si es que decidimos añadirla al plato) y listo para gozar de un sabor que va a la raíz, a lo primigenio, a lo africano.

maafe1

Marmolillo de chocolate y castañas asadas (V)

marmolillodechocolateycastañasasadas

Ingredientes:

– 2 tazas de harina común (o integral, o que tengas, yo le puse de centeno).

– 1 taza de cacao en polvo.

– 1 tazas de panela o azúcar de caña.

– 1 sobrecito de levadura en polvo.

– 1/2 cucharadita de sal.

– 1 taza de aceite vegetal (si es oliva el sabor será más intenso y si es girasol más suave. También puedes combinarlos, como hice yo).

– 1 taza de leche de avellanas (u otra bebida vegetal).

– 1 taza de castañas asadas y troceadas (si no tienes, porque no siempre es otoño, también le van las nueces o las pasas).

– Unas gotas de agua de azahar, esencia de vainilla, almendras, limón… (opcional).

Elaboración:

Se mezclan y integran bien todos los ingredientes a base de varilla, una vez que la masa esté fina y sin grumos la volcamos en un molde engrasado y 40 minutos (más o menos) de horno a 180 grados…, así de sencillo.

Macrolepiota al ajillo (V)

macrolepiotalajillo

Ingredientes:

– 1 macrolepiota grande como un parasol.

– 2 ajos hermosos.

– 1 puñadito de perejil.

– Aceite de oliva, vinagre, pimienta, sal y pan rallado.

Elaboración:

Precalentamos el horno a 180 grados. Mientras coge temperatura le quitamos el pie a la macrolepiota, la limpiamos con un paño húmedo o papel de cocina (sin lavarla, ya que absorbe mucha agua), la ponemos con las láminas hacia arriba sobre un papel de hornear ligeramente engrasado con aceite de oliva, y al horno durante diez minutos (más o menos). Aprovecharemos ese rato para picar bien finos los ajos y el perejil, añadir la sal, la pimienta, el vinagre de manzana (1/3), el aceite de oliva (2/3) y el pan rallado (un espolvoreo juicioso). Tampoco le iría mal un poco de vino blanco, pero eso se me ocurrió cuando ya me la había zampado. Transcurridos los diez minutos cubrimos la macrolepiota con el aliño y la dejamos otros diez minutos más a 200 grados. Tiene que quedar crujiente por fuera y jugosita por dentro. Una delicia.

Nota: El otoño está repleto de gozos…, el color del bosque, la hojarasca, el aroma a petricor y, por supuesto, las setas. En esta ocasión tuvimos la suerte de tropezar con nuestra querida y apreciada macrolepiota, una seta de gran porte y poco consumida por estar siempre a la sombra (bendita sombra) de níscalos y boletus.

Me encanta esta receta porque es muy versátil, por ejemplo: puedes cambiar de seta y poner champiñón silvestre, níscalo, boletus, o cualquier otra variedad que grandecita y que te guste.

También puedes sustituir el horno y el aliño por un empanado y una fritura. Yo hago un rebozado vegano a base de harina de garbanzos, un poco de agua, sal, una pizca de bicarbonato y vinagre de manzana…, parecido a una tempura. Solo hay que trocear la lepiota, embadurnarla en el rebozado, pasarla por pan rallado y a la sartén con aceite bien caliente…, luego se acompaña de con salsa alipioli, y a gozar del otoño.

Otra opción es preparar una pizzalepiota, si tienes un ejemplar de buen porte lo puedes usar como base y luego ponerle en la cobertura lo que te apetezca.

macrolepiota