Archivo de la categoría: Recetas

Focaccia sintrópica al estilo de Liguria (V)

Ingredientes:

– 380 ml de agua templada.

– 470 g de harina de fuerza.

– 1 cucharadita de levadura (10 g).

– 2 cucharaditas de sal (15 g).

– 10 g de aceite de oliva virgen extra.

Para la cobertura: La más típica en Liguria, que es donde la bordan, solo lleva tres ingredientes: ajo, romero (o tomillo) y sal gruesa. Aunque la puedes hacer de lo que más te guste, la mía llevaba tomate, aceitunas negras, berenjenas, orégano, pimienta y parmesano vegano (almendra tostada, perejil y levadura de cerveza o nutricional, todo bien molido)…

Para el aderezo: 2 cucharadas de aceite de oliva virgen y 2 cucharadas de agua, que mezclaremos hasta emulsionar.

Elaboración:

Mezclamos el agua tibia con la levadura, el aceite y la sal hasta integrarlo todo muy bien. Agregamos la harina de fuerza (yo le puse también un buen pellizco de orégano) y mezclamos hasta conseguir una masa sin grumos (con las manos mojadas, ya que la masa es un poco pegajosa). Dejamos reposar 20 minutos y doblamos la masa en forma de sobre, con mimo…, dejamos reposar otros 20 minutos y repetimos la operación…, volvemos a dejarla otros 20 minutos y tripitimos. Pasamos la masa a un recipiente untado de aceite de oliva virgen, la tapamos y a la nevera 24 horas (aunque puede estar hasta 72). Pasado un día sacamos la masa de la nevera, ponemos un papel de hornear bien untado de aceite de oliva sobre la bandeja del horno, colocamos la masa y la extendemos con cuidado (si la masa se resiste la dejamos reposar 10 minutos para que se relaje), pinchamos con un cuchillo y añadimos la cobertura que más nos guste . Luego se baña con la emulsión de aceite y agua mientras ponemos el horno a precalentar a 250 grados (solo la parte de abajo), y se hornea entre media hora y 45 minutos a 200 grados con calor arriba y abajo (dependiendo de lo hecha que te guste y de la potencia de tu horno) y a gozar sintrópicamente.

Nota: Las cantidades son importantes, pero los sentidos lo son aún más. Son la vista y el tacto los que te van a decir cuando la masa está lista, lo notarás por lo tersa, elástica y sensual que es tocarla.

Risotto de setas (V)

Para el risotto es importante que utilices un arroz con mucho almidón (te señalo las variedades en los ingredientes), ya que debe quedar con una textura melosa y para eso el almidón es fundamental.

Ingredientes:

– Arroz para risotto (arborio, carnaroli o cualquier otro arroz glutinoso).

– 1 Chalota.

– 1 ajo.

– 1 pimientos choricero (o ñora, o pimiento rojo).

– 1 manojo de espárragos verdes.

– 8 tomates cherry (o una cucharada de tomate frito concentrado).

– 8 champiñones.

– 11 alcaparras.

– 13 aceitunas verdes rellenas de pimiento rojo.

– Caldo de verduras.

– Aceite, una nuez de margarina, sal, pimienta, finas hierbas y vino blanco.

Elaboración:

Calentamos en una sartén honda un par de cucharadas de aceite de oliva y la nuez de margarina, ponemos a pochar chalota (también valdría un puerro) y un ajo bien picados. Cuando estén pochados añadimos el arroz y sofreímos unos minutos, a continuación añadimos la carne de un pimiento choricero, unos espárragos verdes en trocitos, unos tomates cherry en cuartos, los champiñones en láminas, aceitunas verdes rellenas de pimiento en rodajas y las alcaparras. Salpimentamos, ponemos las finas hierbas y un buen chorro de vino blanco que dejaremos reducir. Finalmente añadimos el caldo de verduras caliente (que yo hice con lo más leñoso de los espárragos, pero que también se puede hacer con lo más verde de un puerro o, si no tiene, la versión exprés con una pastilla de caldo de verduras ecológico y/o una cucharada de misho), removemos de vez en cuando y al final, con el arroz al dente, añadimos un poco de perejil picado (o cilantro, o veso parmesano). Debe quedar cremoso. Al servirlo se le puede añadir un poco más de veso parmesano vegano (almendras tostadas, levadura de cerveza y perejil, todo bien molido), y ni que decir tiene que los champiñones son perfectamente intercambiables por otras setas (boletus, shitake, níscalos, seta de cardo, rebozuelos…, o una mezcla de las que más te gusten). Si eres un/a fanático/a del sabor, y quieres darle un toque más potente, un chorrito de salsa de druida (Marmite diluido en agua y/o un poco de pasta de misho) justo al final le dará un sabor más intenso, así como a beso de ninfa sintrópica.

Nota: hay quien también le pone un chorrito de nata de soja o anacardo, pero a mí me parece que es un sabor demasiado invasivo y le roba el protagonismo a las setas.

Aceitunas aliñás al estilo de Jaén (V)

Ingredientes:

– Aceitunas de Jaén (o de cualquier otro sitio, las mías son de los olivos de la Quinta de los Molinos).

– Aliño básico: Agua, tomillo, orégano, ajo, pimiento rojo, laurel, hinojo, cáscara de naranja y sal.

Elaboración:

De toda la vida de Dios mi padre las ha aliñado con tomillo, orégano, ajo, pimiento rojo, laurel, hinojo, cáscara de naranja (esta aportación es mía) y sal… Combinando estos ocho elementos, y/o añadiendo otros de tu cosecha, te saldrán dulces, picantes, saladas, ácidas, especiadas, sintrópicas… Tú eliges.

Tienes que tener en cuenta que las aceitunas, al contrario de nosotros, van perdiendo amargor con el tiempo, pero para eso hay que rajarlas (o machacarlas), y cambiarles al agua unas cuantas veces: El primer día se dejan en agua con sal gorda, el segundo, sin lavarlas, se les cambia el agua y se les pone otro puñaico de sal gruesa, y los seis días siguientes se cambia el agua sin añadir sal. Al noveno día se prueban, y si ya están dulces, se añade todo el aliño y se dejan al menos tres semanas para que pierdan todo el amargor y tomen el sabor del aliño (yo me las como al tercer día, pero es que mi árbol genealógico es un olivo, mis ancestros de Jaén y me pierde el ansia viva). Pasadas las tres semanas ya se pueden zampar a puñaos.

Otra opción, si no te pierde el ansia viva, y no te quieres complicar con los machaques, rajaos y cambios de agua, es hacerlas al estilo de Peter el druida: Se ponen la aceitunas enteras en salmuera (muy salmuerada, para que se conserven bien, luego se aligeran de sal con un enjuague, si hace falta), se aliñan, y se dejan entre ocho meses y un año en un lugar oscuro y dentro de un tarro opaco.

Es una larga espera, lo sé, yo no podría, pero merece la pena, las aceitunas de Peter el druida son la hostia en piragua.

Nota: para acelerar el proceso le puedes poner un chorraco de vinagre, también le va que ni tintao el aceite de oliva, aunque es un poco pleonásmico juntar olivas con aceite de oliva…, y/o pimentón de la Vera, cominos, clavos, zaatar, cáscara de guayaba, limón, granos de pimienta, almezas julianas, azufaifas… Lo que te nazca.

Pasta con salsa de puerros (V)

Ingredientes:

– 200 g de espaguetis.

– 2 puerros grandes.

– 2 ajos.

– 3 cucharadas de aceite de oliva (más o menos).

– 1 cucharada de margarina.

– Nata de soja (o anacardos).

– 1 vaso de caldo de verduras.

– Parmesano vegano (almendra tostada, levadura de cerveza, perejil y sal batidos).

– Sal, pimienta, tomillo, nuez moscada.

Elaboración:

Se pochan dos ajos muy finos en una sartén con el aceite de oliva y la margarina, antes de que se dore el ajo se añaden dos puerros picados también finamente, se condimenta con la sal y las especias y se deja pochando a fuego bajo 5 minutos, se añade el caldo de verduras (o agua, sin o tienes) y se tapa. Se deja reducir 40 minutos (más o menos) y se añade un botecito de nata de soja o anacardo (o leche de soja, o almendra) y dos cucharadas soperas de parmesano vegano (almendra tostada, perejil, levadura de cerveza o nutricional y sal), se remueve un poco, se apaga el fuego y se tapa. Mientras tanto cocemos la pasta al dente y la añadimos a la salsa. Se sirve con un poco de parmesano vegano para espolvorear, y un hilito de aceite de oliva virgen (ambos opcionales).

Nota: Esa misma salsa, con unos boletus, o setas ricas, es otra receta que ni tintá, y si la espesa con un poco de harina, tendrías una deliciosa masa para croquetas.

Compota de chirimoya, manzana rallada y yogurt de soja al aroma potente de la Fruta Madura (V)

Ingredientes:

– 1 chirimoya.

– 1 yogurt natural de soja (azucarado o no, eso va en gustos y golosonerías).

– 1 manzana golden rallada.

– 1 pizca de canela para espolvorer.

Elaboración:

La receta está en el nombre. Se ponen en un bol la chirimoya sin pepitas, la manzana rallada y el yogurt, se todo muy bien y finalmente se espolvorea con un poco de canela molida.

Tofurky al aroma de druida (V)

Ingredientes:

– 1 bloque de tofu extrafirme o que tenga bien botada el agua.

– 1 una taza de gluten de trigo.

– 1/4 de taza de levadura nutricional o de cerveza.

– 2 cucharadas de maicena o fécula de patata (o goma xantana).

– 2 cucharaditas de cebolla en polvo.

– 2 cucharaditas de ajo en polvo.

– 1 cucharadita de tomillo molido.

– 1 cucharadita de romero molido.

– 1 cucharada de sazonador de pollo.

– 1/4 de taza de agua.

– 1 cucharadita de humo líquido.

– Sal y pimienta al gusto.

Elaboración:

Lo primero es escurrir muy bien el tofu y procesarlo, luego añadimos todo lo demás y le damos cuchilla (con cuidado, que la masa es peleona) hasta que esté todo bien integrado. Vamos añadiendo un poco más de agua hasta que nos quede una masa homogénea capaz de formar una bola (máximo una taza de agua, sumando el cuarto añadido al principio). La masa debe ser manejable, aunque ligeramente pegajosa (te puedes mojar las manos o espolvorearla con un poco de harina para manipularla mejor). Hay que amasarla un par de minutos. Le damos una forma cilíndrica, para facilitar su corte, barnizamos un buen trozo de papel de aluminio con aceite de oliva y lo espolvoreamos con con sazonador de pollo y/o sazonador para burritos (y/o las especias que más te chiflen), hacemos rodar la masa hasta crear una cobertura con las especia y lo cubrimos completamente con el papel albal. Horneamos a 180 grados unos 30 minutos. Lo sacamos con cuidado del horno, le quitamos el papel de aluminio, y lo volvemos a hornear otra media hora (volteando a los 15 minutos para que no se queme). Transcurrido este tiempo lo sacamos, lo dejamos atemperar, lo envolvemos en el mismo papel albal y lo metemos en la nevera hasta el día siguiente.

Nota 1: si no tienes el sazonador de pollo vegano, te lo puedes hacer mezclando levadura nutricional, sal, panela, ajo en polvo, una pizca de umami (glutamato… Opcional) y especias para burritos ahumadas o las que más te gusten. Yo, además, para darle más potencia de sabor, en lugar de agua le puse salsa de druida (tan fácil como diluir una cucharada de especias de druida o marmite en un vaso de agua).

Nota 2: Lo puedes lonchear y usar como un embutido vegano, hacerle una salsa rica y tomarlo como un asado, en guisos, adobado (aceite, vinagre, pimentón, laurel, ajo, pimienta y ajedrea, como el de la foto de abajo), que en bocatas, frío, caliente (ummmmm…, con una lonchita de veso fundido) o entreverado…

«VESO» DE TOFU (V)

Ingredientes:

– 100 g de tofu duro.

– 1 cucharada de levadura de cerveza o nutricional.

– 1 cuarto de taza de veche de soja.

– 1 cucharada de zumo de limón.

– 2 cucharaditas de Psyllum.

– Sal al gusto.

Elaboración:

Todo a la batidora menos el psyllum y un poco de veche de soja, en la que lo disolveremos. Batimos fino. Agregamos el psyllum disuelto en la veche poco a poco y volvemos a batir a fondo. Damos forma a la masa con un film y lo llevamos a la nevera al menos cuatro horas para que tome consistencia y ya estará listo para tomar en ensaladas, pizzas, tostas (en pan con aceite de oliva, tomate, orégano, albahaca y al horno queda chachi) o a bocaos. Funde muy bien, y además es un veso saludable, a base de proteína de alta calidad y probióticos, sin harinas ni otros ingredientes de difícil digestión..

Nota: Como el tofu no es especialmente sabroso, para potenciar el sabor,yo le añadí también una cucharadita de masa madre y buen pellizco de orégano.. Eso ya va en gustos, así que le puedes añadir las especias y/o los aromas que te nazcan.

Gazpachorejo cordobés (V)

Ingredientes:

– 2 tomates hermosos.

– 2 pepinos entreverados.

– 3 dientes de ajo.

– 1 puñadito de almendras.

– Un pellizco de comino, dos de pimentón, un buen chorro de AOVE, un chorrito de vinagre de manzana y sal al gusto.

Elaboración:

Tan fácil como colocar todos los ingredientes en la batidora y darle candela. Opcionalmente, si ves que te queda muy espeso, le puede poner un poco de agua. Fundamental acompañarlo con una guarnición de tomate, pimiento, cebolleta y pepino…, o melón, o piña, o mango, o fresas, o lo que más te guste.

Ah, y si tienes un arrebato creativo, o te da un delirio estival, puedes hacer como yo y ponerle una o dos hojas de tomatera para asalvajarle el sabor y liberar los aromas, porque, como decía Thoreau, «todo lo bueno es libre y salvaje».

Nota: Esta receta está inspirada en el gazpacho cordobés de Elena…, tan espesito, tan sabroso, y tan con ese delicioso saborzuelo a Fruta Madura.

«filetes rusos» de soja texturizada y berenjena asada (V)

Ingredientes:

– Soja texturizada menuda.

– 1 berenjena asada.

– Pan rallado.

– 2 ajos y una rama de perejil, todo bien picado.

– Levadura de cerveza (opcional).

– Harina Yolanda batida con agua como aglutinante (con kala namak como opcional).

– Preparado de especias con sabor a pollo (opcional).

– Una o dos aceitunas tipo obregón bien picadas (o las que más te gusten).

– Sal al gusto (una micropizca si le pones el preparado con sabor a pollo, que es muy sabroso, si no, algo más).

– Pimienta al gusto.

– Aceite de oliva virgen para freír los filetes.

Elaboración:

Remojamos la soja texturizada menuda en agua con preparado sabor pollo (si no tienes, ponle las especias que más te gusten) y un poco de tamari o salsa de soja. Mientras se remoja la soja asamos la berenjena (o calabacín, o setas, o lo que más te guste). Una vez remojada la soja texturizada se escurre bien, se sofríe con aceite de oliva (se le puede añadir un poco del agua del remojo para que tome más sabor), y finalmente se mezcla con la berenjena asada y troceada (y/o machacada), ajo, perejil, un poco de levadura de cerveza (opcional), pan rallado, una aceituna gorda y rica picada (o varias…, también opcional), sal (si acaso una pizca de nada, ya que el preparado con sabor a pollo le aporta lo saladito), pimienta negra molida y, a modo de aglutinante, harina Yolanda batida con agua (con una pizca de kala namak, si le quieres dar el sabor azufrado del huevo…, o si quieres y tienes un huevo de santuario como los de Ecoterránea). Formamos los filetes, rebozamos en pan rallado, y freímos en aceite de oliva abundante . Se pueden comer calientes, templados o fríos, están ricos de las tres maneras.

Nota: Tanto la soja texturizada, como el preparado de especias sabor pollo, o la harina Yolanda, pueden comprarse en tiendas de productos asiáticos.

Nota2: Si te gustan los trampantojos, un poco del jugo de cocer unas remolachas le da un aspecto total a filete ruso.

Flantillas de chocolate (v)

Ingredientes:

– 1 litro de veche de soja (o la leche vegetal que más te guste).

– 5 cucharadas de panela (o el endulzante que más te guste en la proporción que más te mole).

– 2 ó 3 cucharadas de cacao en polvo.

– 1 cucharada de maicena.

– 1 cucharadita de agar agar (opcional, si no le pones el agar agar la textura será de natillas…, igualmente deliciosas).

Elaboración:

Se calienta la veche, se agregan el resto de ingredientes y se mueve constantemente con unas varillas hasta que burbujee unos minutos y espese bien, se deja atemperar, y a la nevera.

Nota: Una opción deliciosa es sustituir la veche por el suero que te queda después de hacer un veso vegano, como fue mi caso. Es una forma de aprovecharlo y conseguir unas flantillas con un sabor muy especial.