Archivo de la categoría: Trampantojos y otros

Bocaditos de Nut al limón (V)

bocaditosdenutconsalsadelimon

Ingredientes:

– Soja texturizada gruesa o en filetes (a los que yo he llamado bocaditos de Nut, luego explico el motivo).

– 1 cucharada de almidón de maíz (maizena, harina fina de maíz)

– 1 limón.

– Aceite de oliva.

– Jengibre.

– Azúcar de coco (o panela, sirope de arce o similar).

– Ajo en polvo, pimienta y sal.

– 1 vaso de caldo de verdura (o agua).

Elaboración:

Rehidratamos la soja texturizada con agua y un buen chorro de zumo de limón, una vez rehidratados escurrimos, cortamos en tiras (si son en formato filete, claro, si es texturizad gruesa, tal cual) y los freímos en aceite de oliva aromatizado con unas lascas de jengibre hasta que queden ligeramente churruscaditos (sin que se quemen, no queremos bencenos). Los podemos condimentar con un poco de ajo en polvo, pimienta y sal. Mientras tanto haremos la salsa de limón, que lleva el zumo de un limón hermoso, un vaso de agua (o caldo de verdura, o agua con media pastilla de caldo vegetal), una cucharada de maizena, otra de jengibre rallado, y tres cucharadas de azúcar de coco (panela, sirope de agave, o el edulcorante vegano que tengas). Se pone en una cazuela, se remueve, se bate para que quede bien fino, se deja reducir a fuego lento y se le añaden dos o tres rodajas de limón. Rico no, de dantetada en toche (léase banquetada en coche).

Nota: Este es el modo más sencillo, aunque si quieres un acabado más chinesco le puedes poner a la salsa una pizca de glutamato y rebozar los filetones mezclando maicena con leche vegetal y levadura de cerveza, pero la verdad es no hace falta, además, no se trata de imitar, sino de innovar. Lo de llamarlo bocaditos de Nut es porque así se llama la diosa egipcia del cielo, y me ha parecido que estaba cielicioso.

 

Anuncios

Veche de nueces (V)

vechedenueces

Ingredientes:

– 50 g de nueces peladas.

– 1 litro de agua.

– 1 pizca de sal.

– 1 gotas de aceite de girasol (opcional).

– 1/2 cucharadita de lecitina de soja (opcional).

Elaboración:

Ponemos en remojo la noche anterior para que las nueces hidraten bien, activen su germinación y pierdan los antinutrientes (el agua del remojo la podemos usar luego para regar las plantas). Una vez hidratadas la mezclamos con el resto de los ingredientes y batimos hasta que quede lo más fino posible (con la pulpa restante puede hacer una salsa de nueces, un veso fresco para untar tostadas con un poco de aceite de coco y levadura nutricional y/o miso blanco, o bien usarla para enriquecer salsas y guisos).

Nota: Las bebidas vegetales son más del 80% agua, por algo son bebidas (también el vino es 90% agua. Las lecitinas ayudan a mantener unidas agua y grasa, por eso la veganesa como mejor monta es con bebida de soja, que es la que más lecitina tiene (también gracias a la proteína y la grasa).

Nota 2: Esta misma receta te sirve para hacer cualquier veche vegetal (arroz, avellanas, almendras, quinoa, soja, coco, anacardos, etc…) También, si tienes el estómago irremediablemente goloso, le puedes poner un poco de panela, sirope de ágave o el edulcorante que más te guste.

Rabanitos encurtidos (V)

rabanitosencurtidos2

Ingredientes:

– 8 o 10 rabanitos cortados en rodajas de 2 ó 3 mm. Yo le puse el rábano japonés, que es amarillo y más grueso, se usa para hacer sushi, pero la receta original es con el rabanito rojiblanco de toda la vida.

– 1 buen chorro de vinagre de arroz (o de manzana, o de vino, el que tengas).

– 2 cucharadas de aceite de sésamo.

– 1 cucharada de aceite de oliva.

– 1 chorrito de tamari.

– Jengibre (raíz, encurtido, o ambos).

– 1 cucharada de mostaza antigua.

– Orégano.

– Agua (la que necesites para cubrir los rabanitos).

Elaboración:

Cortamos los rabanitos en rodajas (en mi caso, como ya apunté, tenía un rábano amarillo japonés que ya viene en formato cilíndrico, pero si usas el rabanito normal no hace falta que lo peles, con lavarlo bien es suficiente). Una vez rodajeado lo mezclamos con el resto de los ingredientes en un tarro de cristal, tapamos, agitamos para que se mezcle todo bien, y a la nevera. En un día esta listo para comer. Es un aperitivo nutritivo, delicioso y sorprendente…, y fantástico para la flora intestinal, como todos los encurtidos.

Setaquerones en vinagre (V)

vegaquerones

Ingredientes:

– 200 g de seta Pleorutus ostreatus en tiras.

– Vinagre, agua, sal, alga wakame, aceite de oliva, ajo y perejil.

Elaboración:

Cortamos las setas en tiras y dejamos macerando en agua y vinagre (mitad y mitad, aunque dependiendo de lo fuertes que te gusten puedes variar las proporciones…, yo le puse vinagre de manzana, pero si te gusta más el de vino no vamos a darnos con un remo en la nuca por un asunto tan nimio), sal y alga wakame en polvo. Yo las dejé toda la noche, pero con un par de horas bastaría. Una vez maceradas se les escurre bien el agua y se aliñan con aceite, vinagre, sal, ajo y perejil picados. Se dejan reposar otra horita y a la andorga sin pasar por Astorga.

Nota: Quedan la mar de originales como aperitivo, especialmente si las acompañadas de patatas fritas, una Paulaner, y te las comes con un palillo.

Nota 2: Ni que decir tiene que puedes cambiar de seta, aunque lo bueno de las gírgolas (además de tener un nombre precioso que evoca el fruto de los amoríos entre un elfo y una gárgola) es una seta que se encuentra todo el año, es barata y tiene una textura ideal para esta receta.

Nota 3: Como todas las cosas que necesitan maridaje, están más ricos de un día para otro.

Nota 4: También quedan muy ricos con calabacín en lugar de setas.

Vegafish & chips con veganesa de altramuces (V)

vegafish&chipsconveganesadealtramuces

Ingredientes:

– Un bloque de tofu duro.

– 50 ml de tamari (o salsa de soja).

– 1 cucharada de ajo en polvo.

– 1 pizca de cúrcuma.

– 1 chorrito de limón.

– 1 cucharada de alga wakame o nori molida.

– Patatas para hacer los chips.

Veganesa de altramuces (o de lo que quieras…, o una comprada si no quieres hacerla).

– Harina.

– Aceite de oliva para freír.

– Sal y pimienta.

Elaboración:

Cortamos en bastones (como si fueran varitas de merluza) el tofu y marinamos en la salsa de tamari con la cúrcuma, el limón, el ajo en polvo, la pimienta y el alga; dejamos macerar una media hora, rebozamos en harina (o cualquier otro preparado para rebozar, si hay alguno que te guste más) y freímos en aceite bien caliente. Por otro lado pelamos y lavamos las patatas, las cortamos como más nos mole, las freímos, les ponemos un toque de sal y las ponemos junto al vegafish con un poco de veganesa. Bon appetit.

Nocilla vegana (V)

nocillavegana

Ingredientes:

– 160 gr. de avellanas.
– 180 ml de bebida vegetal de soja.
– 80 ml de sirope de agave.
– 30 gr cacao en polvo.

Instrucciones:

– Ponemos en remojo las avellanas antes de irnos a dormir y por la mañana ya estarán listas
– Batimos todos los ingredientes: cacao, avellanas, sirope, leche vegetal.
– Trituramos hasta que la masa quede homogénea y sin grumos.
– Listo para comer directamente o para guardar en un tarro de cristal.

DIFICULTAD: sencillo.
TIEMPO DE ELABORACION: 10 minutos.
CONSEJO: para una nocilla con un sabor exótico, te recomiendo que emplees leche de alpiste.

Nota: receta compartida por “Mi Tienda Vegana”. ( https://www.mitiendavegana.com )

Pisto del Toboso con pimientos verdes y rebozaditos (V)

pistodeltoboso

Ingredientes:

– 1 lata de tomates pera de kilo (o, si es temporada, tomates de la huerta),

– 1 pimiento rojo hermoso.

– 2 pimientos verdes.

– Unos 200 g de soja texturizada gruesa.

– Harina de garbanzos.

– Aceite de oliva, sal, ajo en polvo, pimienta negra, tamari y una pizca de romero.

Elaboración:

El pisto manchego, -me dijo la madre del novio de mi prima-, solo lleva tomate y pimiento rojo…, el truco es no parar de mover, y cuando el pimiento se deshaga, ya está…

Esto sucedió hace muchos años en El Toboso, pueblo de Toledo y de la célebre Dulcinea. Y la verdad es que jamás he probado un pisto tan delicioso como aquel.

Ciertamente el truco es fuego lento y cuchara de palo, pero lo primero es partir el pimiento rojo en daditos pequeños y sofreír en aceite de oliva hasta que se ablande un poco, luego añadimos el tomate, las sal, la especias, y remover, y remover, y remover, y remover, y remover, y remover, y remover, y remover a fuego lento… (si no tienes tiempo ni paciencia para remover tanto, tápalo y remueve menos, el resultado es casi igual de orgásmico). Por otro lado habremos puesto en remojo la soja texturizada gruesa con un poco de tamari o salsa de soja (opcional) hasta que se hidrate bien, luego escurrimos, enharinamos y freímos en aceite de oliva bien caliente. Cuando esté bien dorada la ponemos sobre papel absorbente y reservamos. Los pimientos verdes es un agregado a la receta original que me saqué de la manga, pero que le queda realmente bien…, podemos usar un poco del aceite que hemos empleado con la soja para freírlos y los reservamos para mezclar en el último momento, junto a los rebozaditos, con el pisto. Mezclamos todo bien, dejamos unos o dos minutos para que mariden los sabores, y a la mesa con una hogaza de pan candeal, una botella de Jaloco y unas aceitunas de Zafra de las que me trae Jara de su pueblo.

Patatas al horno con salsa de vegabrales (V)

patatasalhornoconcolifloryvegabrales

Ingredientes:

– 4 patatas en gajos.

– 1 cuña de queso azul vegano o crema de queso vegana casera.

– Bebida vegetal de soja no azucarada (u otra bebida vegetal no edulcorada que te guste más). Más o menos un vaso, aunque la cantidad depende de la textura que quieras y te la va pidiendo la propia crema.

– 1 cucharada de levadura nutricional o de cerveza.

– 1 pizca de comino.

– 2 pizcas de nuez moscada.

– 3 pizcas de pimienta negra molida.

– 1 chorrito de aceite de oliva.

– 1 cucharadita de hierba de trigo (o espirulina). Ojo con la hierba de trigo, le da un bonito color verde pero si te pasas su sabor lo invade todo (aunque he de confesar que a mí me encanta).

– Sal al gusto.

– 1 cucharadita de Marmite (o pasta de miso). Esto último es opcional, pero a mí me encanta la potencia de sabor que tienen los fermentados.

Elaboración:

Para la base de la crema hay varias opciones, la más sencilla es usar un queso azul vegano ya preparado, tipo Violife o similar, o bien puedes hacer una crema sencilla mezclando yogurt de coco o soja, levadura de cerveza, limón y sal, todo bien batido, como si fuéramos a hacer tarta de veso. Ambas opciones quedan muy bien. Ponemos nuestra crema de queso en una sartén y fuego bajo-medio y vamos añadiendo el resto de los ingredientes sin parar de remover: la bebida de soja sin azúcar (u otra vegetal no edulcorada, le va muy bien la de anacardo), la levadura nutricional, la pimienta negra, el comino, la nuez moscada, la hierba de trigo (poca, que da mucho sabor, también se puede usar espirulina), sal al gusto, aceite de oliva y de Marmite para darle potencia (también podría ser pasta de miso). Si queda muy ligera, se le puede poner un poco de harina de maíz para espesar. La crema va con unas patatas al horno y especiadas como guarnición (al estilo de las patatas conceptuales). Otras opciones es acompañar con heura, berenjena al horno, coliflor (yo la añadí junto a las patatas), pasta, etc…

Nota: Si te gusta sentir potencia en lengua y te parece que que la salsa queda muy suave de sabor, ponle un pellizco extra de pimienta negra y/o un chorrito de vino blanco…

 

Heura a la gallega (V)

heuralagallega

Ingredientes:

– 250 g de heura (la puedes encontrar en tiendas de productas veganos y algunas grandes superficies).

– 1 patata hermosa.

– 3 ajos.

– Pimentón de la vera (que no es picante ni dulce, sino entreverado).

– Aceite de oliva virgen extra y sal (le va muy bien la sal en escamas tipo maldon, pero ponle la que tengas).

Elaboración:

Maceramos la heura en el AOVE con el pimentón y los ajos machacados un par de horas (si te apetece le puedes poner alguna especie que te guste, yo le puse un pellizco de orégano, muy poco porque la heura ya va especiada). Mientras tanto cocemos la patata dejándola al dente, ya que pondremos sobre ella la heura macerada e irá al horno 10 ó 12 minutos (a temperatura alta y con el grill), finalmente le añadimos un chorrito de aceite de oliva, un poquito de pimentón, y a la mesa, que se nos pasas la heura de comer…

heura

Tarta de veso caprino (V)

quesadagamberracaprina

Ingredientes:

– 1 y 1/2 de leche de soja (o avena, avellanas, almendras, siempre sin azúcar).

– 1 yogurt de 500 ml sabor coco, o natural, o 2 yogures de soja naturales de los normales.

– 2 cucharadas de levadura de cerveza (o nutricional).

– El zumo de 1/2 limón.

– 1 cucharada de agar-agar.

– 1 vaso de agua (para diluir el agar-agar).

– 1 cucharadita de sal.

– 100 g de harina.

– 200 g de azúcar.

– Ralladura de 1 limón.

– Unos 50 ml de aceite de oliva virgen (como 1/4 de vaso).

Elaboración:

Lo primero es mezclar el yogurt con la bebida vegetal el zumo de limón, la levadura de cerveza y la sal. Batimos todo con la varilla hasta que quede una especie de crema de queso (que además sabe a queso y podría usarse como tal). Una vez bien integrado añadimos el resto de ingredientes (menos el agar-agar) y volvemos a batir hasta que todo quede homogéneo y bien fino. Por otro lado ponemos la cucharada de agar-agar en el agua hirviendo y removemos bien un par de minutos, agregamos al resto de la masa, le damos unos varillazos enérgicos para que todo se integre perfectamente, ponemos en un molde con papel vegetal y lo metemos al horno 69 minutos a 180 grados. Pasado este tiempo sacamos, dejamos atemperar, a la nevera un par de horas, y a gozar con una rica vesada caprina.

Nota: Esta receta está inspirada en la “quesada gamberra” de “mi cabra vegana” (de ahí el apellido). La original la podéis ver aquí: http://blog.micabravegana.es/veganizando-recetas-quesada-gamberra/?fbclid=IwAR35XZ4RFbBNt9Ejl_i6ooRQOqj6WU3p6-a8UvsyyxRMurXVKkZK–gAsyI

quesadagamberra