Guisantes al curry con bambú y champiñones (V)

guisantesconbambuychampinones

Ingredientes:

– 1/2 kilo de guisantes.

– Cuatro champiñones hermosos.

– 1 lata de bambú en tiras (en muchas tiendas de productos orientales puedes encontrar bambú).

– 1 ajo

– Aceite de sésamo.

– Sal, pimienta, finas hierbas, jengibre rallado.

– Salsa de soja y pasta de miso rojo.

Elaboración:

Se cuecen 10 minutos los guisantes y se reservan junto al caldo. A continuación se pocha en una sartén honda  el ajo picado, el champiñón en cubos y el bambú en aceite de sésamo (o de oliva, si no tienes de sésamo…, o mitad y mitad). Cuando está bien pochado se añade un chorrito de ron (opcional, también puede ser vino, o nada), se deja evaporar, y se agregan el resto de los ingredientes. Se dejan juntos en slow chup chup 5 minutos,  ya con el fuego apagado, se añade (o no, esto tan opcional como el ron) un chorro de salsa de soja y una cucharada de miso rojo. Mezclamos, disolvemos bien y a la mesa humeando.

 

Anuncios

Tortilla vegana de patatas y espinacas (V)

tortillavegana

Ingredientes:

– Harina de garbanzos.

– Agua.

– 3 patatas medianas.

– 1 cebolla.

– 1 ajo picado y perejil.

– Aceite, sal y pimienta.

Elaboración:

Se baten bien los huevos… (Es broma, solo quería asegurarme de que estabas leyendo). Se mezcla la harina de garbanzos con el agua hasta que nos quede una pasta ligera, parecida al huevo batido. Se añaden las patatas y la cebolla, que previamente hemos frito o cocinado al microondas, el ajo y el perejil picados en crudo, y las espinacas, escaldadas para que pierdan el amargor. Se cuaja como si fuera una tortilla normal y listo.

Nota: La clave es sustituir el huevo por la harina de garbanzos y el agua. Si quieres que no te sepa ni a crudo, ni a garbanzos, mi consejo es que la tuestes un poco y que le pongas unas gotitas de vinagre. Yo la hice de patatas y espinacas, pero admite las mismas variantes que una tortilla hecha con huevo, es decir, todas…, como si la quieres hacer de sobrasada vegana.

Sobrasada de patata (V)

sobrasadavegana2

Ingredientes:

– 250 gramos de patatas (una mediana o dos pequeñas).

– 1 cucharada de aceite de coco, otra de aceite de oliva y otra de aceite de girasol.

– 1 nuez de margarina vegetal.

– 2 cucharadas de pimentón dulce de la vera.

– 1 chorrito de vinagre de manzana,

– Sal, pimienta, ajo y cebolla en polvo, finas hierbas y una pizca de comino.

Elaboración:

Se cuece la patata con piel, cuando esté tibia se pela y se mezcla con el resto de los ingredientes, se machaca todo muy bien hasta que quede reducido a una pasta fina, se prueba y corrige (si es necesario) de sal y especias, y se mete a la nevera. Una vez fría tendrá una textura ideal para untar.

Nota: Si queda muy espesa se puede aligerar con un chorrito de salsa de soja. Y si te gusta picantona le puedes poner una punta de cayena. Un truco que he probado últimamente, y que le va ni tintao, es añadirle una pizca de umami (glutamato monosódico, que ya sé que si se abusa no es lo más saludable del mundo, pero que en dósis tan ínfimas y ocasionales realza algunos platos de manera considerable). Y si prescindes del umami prueba con harina de tapioca…, o con un preparado de especias para burritos…, hay mil opciones.

sobrsadadepapas

Trampampollo con verduras y almendras al estilo chino (V)

trampampolloconalmendras

Ingredientes:

– 3 puñados de soja texturizada (tamaño mediano).

– 100 gramos de almendras crudas y peladas.

– 1 zanahoria, 1 calabacín, 1 puerro, 1 pimiento rojo y 4 champiñones hermosos.

– Aceite de sésamo (u oliva suave), salsa de soja, jengibre rallado y harina de garbanzo.

– Sal y pimienta.

 Elaboración:

En una sartén honda (o wok, si tienes) calentamos el aceite de sésamo y rehogamos a fuego vivo la zanahoria, el puerro, el calabacín el pimiento y el champiñón (que añadiremos el último, cuando el resto de las verduras hayan dorado un poco).

En una sartén aparte tostamos las almendras en aceite de sésamo y lo añadimos a las verduras.

Por otro lado rehidratamos la soja texturizada en un poco de agua con salsa de soja y el jengibre rallado (una media hora), la dejamos escurrir bien, la enharinamos con harina de garbanzos y la freímos en fuego vivo (puede ser de oliva suave, que se desnaturaliza menos a alta temperatura). Una vez frita la añadimos al resto de ingredientes bien escurridas, le ponemos el jugo en el que se ha hidratado, y dejamos reducir 5 minutos más a fuego vivo.

Notas: la soja texturizada, la puedes comprar ecológica en cualquier tienda especializada. Es especialmente interesante a granel, ya que es mucho más económica, se conserva muy bien al estar deshidratada, es una gran fuente de proteína vegetal, es versátil, sencilla de cocinar, rica y cunde muchísimo.

sojatexturizada

También le va de lujo (yo se la pongo en cuenco aparte) un poquito de salsa agridulce.

Fréjoles con tomate (V)

frejolescontomate

Ingredientes:

Salsa de tomate casera (como la de la receta 1, por ejemplo).

– Fréjoles frescos (judías verdes).

Elaboración:

Lo importante de esta receta sencilla y deliciosa es tener una buena salsa de tomate y unos fréjoles tiernos y jugosos como los que cocina la abuela Choni en Salamanca. Solo hay que cocer los fréjoles hasta que queden al dente en agua con sal, añadirlos a la salsa de tomate casera y dejarlos a fuego suave unos minutos. Cuesta creer que algo tan fácil pueda estar tan rico.

Tofu ahumado con cebolla caramelizada (V)

tofuahumadoconcebollacaramelizadaysalsadesoja

Ingredientes:

– Tofu ahumado.

– Cebolla.

– Aceite de sésamo (u oliva, si no tienes).

– 1 chorrito de salsa de soja.

 Elaboración:

No suelo tirar mucho de él, porque no conviene abusar de la soja, pero a veces el tofu (que, para quien no lo trabaje, diré que es soja cuajada y que tiene una textura parecida a la del queso) es una opción sencilla y muy nutritiva. En este caso es un tofu ahumado con aroma de almendras (hay mil variedades) que está realmente rico. En una sartén con un poco de aceite de sésamo (u oliva) caramelizamos la cebolla (yo entiendo por caramelizar cocinarla muy lento, hasta que vaya reduciendo el contenido en agua, soltando todos los azúcares dorándose poco a poco…, hasta que adquiera ese color tostado y ese sabor agradablemente dulce que no recuerda en absoluta a la cebolla cruda, de ahí lo de caramelizar…, aunque sería más apropiado llamarlo enmascaramelizar). Una vez lista, retiro la cebolla de la sartén y sobre en ese aceite encebollado pongo el tofu cortado en barritas, como se ve en la foto, doro por ambos lados y añado la cebolla caramelizada y un chorrito de salsa de soja, que le da mucha alegría y el toque salado que necesita.

Nota: Se me acaba de ocurrir que para hacerla superbe le iría de vicio una untadita con alioli de cilantro.

Pasta con pesto de espinacas y avellanas

Ingredientes:

– La pasta que más nos guste (yo con la pasta soy monoclásico y le puse spaguetti).

– 1 buen manojo de espinacas.

– 1 ajo.

– 1 cucharada de queso parmesano (o no, si eres vegano).

– 1 puñado de avellanas.

– Aceite de oliva y sal.

Elaboración:

He aquí una receta fácil y deliciosa, para unas prisas. Hacer un pesto de espinacas es muy sencillo, normalmente se hace con albahaca (puedes verlo en la receta del pesto), pero la espinaca es una opción deliciosa para experimentar con esta salsa tan versátil. Para hacer el pesto trituramos un buen manojo de espinacas junto a un ajo, un poco de queso (es prescindible, pero si se lo pones, que sea curado…, normalmente lleva parmesano), un puñadito de avellanas (u otro fruto seco, la receta original lleva piñones, pero a mi me gusta más con nueces, anacardos o avellanas) un chorro de aceite de oliva (yo, transgresor de mi, me lo salté a la torera y le puse unos tomates secos que conservo en aceite de oliva, me daba en la nariz que combinarían bien), un pellizco de sal y a batir. Si queda muy densa se puede aligerar con agua o más aceite de oliva, o mitad y mitad. Una vez que tengas la salsa preparada, ya solo queda cocer la pasta al dente (integral, claro), mezclar y ñam ñam.

Sushi de aguacate y espárragos trigueros (V)

Ingredientes:

– 1 taza de arroz glutinoso (para sushi).

– 4 láminas de alga nori.

– Espárragos trigueros y aguacate.

– Vinagre de arroz.

– Salsa de soja (para mojar el sushi).

– Wasabi (para, si nos atrevemos, untar el sushi…, aviso, pica la intemerata).

 Elaboración:

Lo puedes combinar como quieras, solo espárragos, solo aguacate, aguacate y espárragos…, o de lo que más te guste (también quedan muy ricos de espárragos blancos, pepino, pimiento rojo, zanahoria, boletus…).

Lo primero es el arroz (sushi significa arroz avinagrado). Debe ser un arroz glutinoso, como el que usamos para hacer risottos. Se cuece con sal y el doble de agua que de arroz (unos 18 minutos, hasta que el agua se consuma), se pone sobre una bandeja y se peina y abanica (no es broma, hay que moverlo con una especie de peine y abanicarlo para que vaya enfriando), se añade un chorrito de vinagre de arroz y se extiende sobre una hoja de alga nori (una capa muy fina, para que pueda enrollarse bien). El alga va sobre una esterilla de bambú que nos ayuda a darle la forma. Se deja sin arroz el principio y final del alga (como uno o dos dedos, se coloca una línea de lo que hayamos elegido para hacer el sushi en la parte más cercana a nosotros, y se enrolla con cuidado. Aunque los primeros suelen ser sushiporras y quedar algo amorfos, es muy fácil y enseguida se le coge el tranquillo.

Nota: Lo normal es acompañarlo con un poco de salsa de soja o con wasabi, una pasta de rábano picante (pero que muy muy muy picante) que a mi, personalmente, me chifla.

Muhammara (V)

muhammaraLa muhammara es una deliciosa salsa de origen sirio a base de pimientos asados, nueces y especias que siempre, siempre, siempre, gusta y sale bien.

Ingredientes:

– 300 gramos de pimientos asados (más o menos).

– 1 taza de nueces pelados (como 75 g).

– 1/2 cucharadita de comino.

– 1/2 de pimentón (dulce para los dulceros, picante para los rijosos).

– 1 ajo hermoso.

– 1 chorrito de limón.

– 2 cucharadas de levadura de cerveza (o pan rallado).

– 100 ml de aceite de oliva.

– Sal, pimienta y, si gusta el picante y te atreves, una guindilla cayena

Elaboración:

Batir todos los ingredientes hasta que quede una salsa fina y consistente, más o menos como la de la foto. Hay quien se la come a cucharadas, pero lo suyo, aunque solo sea por guardar las formas, es mojar pan árabe o regañás.

 

Migas exprés con tomatitos cherry y pimientos choriceros (V)

migasexpres

Las migas son mi debilidad, así que alguna que otra receta más caerá, aviso. Esta versión exprés es muy sencilla y resultona…, además, recibí un “muy buenas” de mi mejor crítica gastronómica y avezada probadora de migas, la chacha Valentina.

Ingredientes:

– Pan duro (como una barra desmigada, más o menos).

– 4 patatas con piel.

– 1 cabeza de ajos cortados a la mitad y con cáscara.

– 2 pimientos choriceros trocedaos.

– 10 tomatitos cherry.

– Pimentón dulce, sal, comino, agua y aceite.

– Uvas (para acompañar, opcionales)

Elaboración:

La cosa va así: Se sofríen las patatas (con cáscara y cortada en pedacitos como para tortilla de susodicha), los ajos (migas ajeras, migas placenteras), un par de pimientos choriceros troceados (si son del valle del Jerte la cosa apunta a pluscuamperfecta) y los tomates cherry cortados en trocitos. Cuando las patatas y los ajos se ablanden agregamos el pan desmigado, pimentón dulce, comino, sal y un vaso de agua tibia. Luego es mover hasta que evapore el agua y las migas se queden sueltas y jugosas. Yo las suelo acompañar de uvas, porque soy muy sibarita, pero solas están deliciosas. Con estas cantidades salen migas para tres no muy glotones, solo hay que variar las proporciones al pitagórico modo para adecuarlas al número de comensales.