Wellintong de hojaldre y champiñones (V)

Ingredientes:

Para los hongos:

– 4 hongos portobello o champiñones normales hermosos.

– 4 dientes de ajo picados.

– 1 cucharada de tomillo.

– 1 cucharada de romero (finamente picado).

– Aceite de oliva, sal y pimienta.

Para el relleno de nueces y castañas.

– Rociar con un poco de aceite de oliva.

– 1 cebolla morada grande (finamente picada).

– 1 cucharada de romero fresco (finamente picado).

– Sal y pimienta.

– 1 taza de vino blanco.

– 1/2 cucharada de azúcar morena.

– 2 tazas de castañas (yo le puse 10).

– 2 tazas de nueces (yo le puse 10).

– 1 trocito de pan sin semillas.

– 1/2 taza de caldo de verduras (o de salsa de druida).

Para hacer el Wellington:

– 2 láminas de masa de hojaldre (te sobrará).

– 1/2 taza de leche de soja (para untar en el hojaldre).

Elaboración:

Lo primero es poner los champiñones en una bandeja para horno, aliñamos con un chorrito de aceite de oliva, esspolvoreamos con el romero, el tomillo, la sal, la pimienta y añadimos el ajo picado por encima.

Horneamos a 200 ℃ 15 minutos y una vez que estén listos, dejamos enfriar mientras elaboramos el resto del plato.

En una sartén con aceite de oliva ponemos a pochar la cebolla, cuando esté dorada agregamos las especias (romero, tomillo, sal, pimienta y rehogamos a fuego lento hasta que empiece a pegarse. En ese momento ponemos el vino, el azúcar moreno (o panela, o blanco si no tienes) y dejamos que caramelice. Opcionalmente, para darle más potencia de sabor y mejorar la textura, aquí se pueden poner también unas aceitunas rellenas de pimiento bien picaditas y/o un poco de soja texturizada menuda y remojada previamente en agua con tamari (o de soja, o marmite).

Por otro lado ponemos las castañas, las nueces y el pan en un procesador de alimentos o batidora y lo molemos. Añadimos la mezcla el recipiente de vidrio con las cebollas y le agregamos el caldo de verduras (o marmite diluido) poco a poco. Removemos hasta que se apelmace y quede una especie de apetecible plastilina. Colocamos una capa de 1 cm de espesor de la mezcla sobre una hoja de masa de hojaldre (colocada en una bandeja para hornear), ponemos encima los champiñones y cubrimos con el resto de la mezcla de nueces y castañas, alisándola con la mano. Colocamos con cuidado la segunda hoja de masa quebrada sobre la parte superior… Cortamos los bordes de la masa con un cortador de pizza (o un cuchillo muy afilado) y quita el exceso (usa esto para cortar formas para decorar tu Wellington), sellamos los bordes con un tenedor. Decoramos el Wellington (si nos apetece, claro) con formas que recortes del hojaldre y hacemos unos agujeritos de ventilación con el tenedor. Horneamos a 200 ℃ durante 40 minutos (echándole un ojo de vez en cuando para que no se queme). Usa vez horneado lo podemos cortar en rodajas con un cuchillo de pan y servirlo con la salsa que más te guste (yo le puse una de champiñones, que lleva solo cebolla y ajo bien picados, que pochamos en aceite de oliva, añadimos los champiñones en láminas, una pizca de harina, tomillo, pimienta sal y un buen chorro de salsa de druida [si no tienes salsa de druida vale un chorro de tamari o vino blanco]…, se deja reducir y lista la salsa) y/o la guarnición que más te guste (le van que ni tintás unas patatas al horno, glaseadas* o conceptuales.

* Patatas al horno: ponemos tres patatas (con piel o no, yo las prefiero con, la piel ayuda a mantener la jugosidad) chascadas en pedacitos juiciosos y puestas en cazuela de barro, aderezamos con un buen chorraco de aceite, pimienta, sal, tomillo, romero, orégano, ajo en polvo, pimentón, mezclar bien todo y al horno a 200 grados una media hora. Yo puse un cuenco con agua al lado de la cazuela para que no se quedaran demasiado secas y mantuvieran la humedad.

Para glasear unas patatas solo hay que cocerlas, cortarlas en trozos y freírlas en mantequilla con una pizca de azúcar. Una guarnición rica y sencilla.

Nota: receta inspirada (aunque muy personalizada) en https://www.bosh.tv/recipes/portobello-mushroom-wellington

Sponsored Post Learn from the experts: Create a successful blog with our brand new courseThe WordPress.com Blog

WordPress.com is excited to announce our newest offering: a course just for beginning bloggers where you’ll learn everything you need to know about blogging from the most trusted experts in the industry. We have helped millions of blogs get up and running, we know what works, and we want you to to know everything we know. This course provides all the fundamental skills and inspiration you need to get your blog started, an interactive community forum, and content updated annually.

Tofu frito con salsa de cacahuetes y arroz basmati al vapor (V )

Ingredientes:

– 1 bloque de tofu duro.

– 1 cebolla.

– 3 ajos.

– 6 champiñones tersos y duritos.

– 4 cucharadas de mantequilla de cacahuete (también valdría tahini).

– 3 cucharadas de tamari o salsa de soja.

– 1 cucharadita de cebollino (si no tienes le puedes poner lo verde de una cebolleta, como hice yo).

– Aceite de oliva, sal y pimienta.

Elaboración:

Hay que cortar el tofu en taquitos (entreverados, ni enormes, ni diminutos) y se pone a freír en aceite de oliva a temperatura media-alta. Llevará un ratín hasta que se dore bien, así que mientras tanto, en otra sartín con un chorrito de aceite de oliva ponemos la cebolla cortada en juliana a caramelizar, añadimos los ajos bien picados una vez que la cebolla esté dorada, y finalmente los champiñones en láminas. Dejamos que rehogue y maride unos minutos, salpimentamos, ponemos el tofu (que ya estará bien frito) a escurrir en papel de cocina. Una vez que haya drenado el exceso de aceite lo añadimos a la sartén con la cebolla el ajo y el champiñón y mezclamos bien. Por otro lado diluimos la mantequilla de cacahuete en un vaso de agua caliente y lo añadimos a la sartén con el resto de los ingredientes, agregamos un poco más de agua (hasta cubrir el tofu), la salsa de soja y el cebollino. Probamos para ver si necesita un poco más de sal, rectificamos si es necesario, le damos candela y cuando se ponga a hervir lo bajamos al mínimo, donde lo tendremos unos 10 minutos.

Por otro lado hacemos el arroz basmati al vapor (importante lavarlo bien antes y dejarlo en remojo un buen rato), y a la mesa.

Nota: Receta inspirada en “Sinreceta” (https://www.cocinasinreceta.com/receta/tofu-en-salsa-de-cacahuete/)

Nota 1: Yo, de mi natural, le puse un puñadito de cacahuetes pelados y tostados pensando que le iba a dar un toque molón…, y se lo dio

Donuts veganos (V)

Ingredientes para ocho donuts:

Para la masa:

– 240 g harina.

– 20 g de azúcar (5 cucharaditas), panela o el endulzante que quieras.

– 1 sobre levadura seca (7 g).

– 130 ml leche vegetal (de soja o avena).

– 20 g aceite girasol.

Para la cobertura

– Azúcar glass.

– Margarina (una cucharada).

– Agua caliente (la que pida).

(Yo le puse de cobertura la gelatina de membrillo que tenía zascandileando por la nevera y quedaron deliciosos).

Elaboración:

Calentamos la leche (unos 30 segundos en el micro, no debe estar muy caliente o desactivaremos la levadura), disolvemos la levadura y 5 g de azúcar (1 cucharadita), esperamos 5 minutos.

En un bol echamos la harina, añadimos el azúcar, el aceite de girasol y vamos añadiendo la leche vegetal con la levadura poco a poco y removemos la mezcla con una cuchara de madera.

Integramos bien y terminamos amasando con las manos unos minutos. Hacemos una bola y dejamos reposar en el bol tapado con un paño por 1 hora. Pasada 1 hora, habrá doblado su volumen y ya podremos amasar para quitar el aire y dividir la masa en 8 porciones iguales (mitad, mitad, mitad y mitad). Una vez que tengamos las bolas hacemos un agujero en el centro y le damos forma de donut. Dejamos que reposen así unos 15 minutos para que crezcan un poco y mientras preparamos la cobertura.

En un bol, echamos el azúcar glass, derretimos una cucharadita de margarina en el microondas y lo añadimos. Poco a poco vamos añadiendo cucharaditas de agua caliente hasta que tengamos la consistencia deseada.

Calentamos aceite de girasol en una sartén o cazo pequeño. Y freímos los donuts un minuto o minuto y medio por cada lado, hasta que veamos que están dorados. Conforme vayamos sacando los donuts, los escurrimos y los pasamos al bol con la cobertura.

Finalmente les damos vuelta y vuelta para que se impregnen por ambos lados, ponemos en una rejilla para que escurra la cobertura sobrante, y a gozar.

Papanesa -veganesa de patata- (V)

Ingredientes:

– 1 papa mediana cocida y tibia.

– 1 ajo hermoso.

– 1 chorrito de limón.

– 1/3 de taza de aceite de girasol (unos 80 ml, si calculamos 250 ml por taza. Yo le puse un vasuco de los de chupito bien colmado).

– 1/3 taza agua (también le puse un vasuco bien colmado…, yo es que calculo mejor en vasucos).

– Sal al gusto (23 arreones de salero, le di).

– Opcionalmente le puedes poner un pellizco de kala namak y unas hojas de perejil.

Elaboración:

Tan fácil como hervir la patata hasta que esté bien blandita, dejarla atemperar un poco antes de pelarla y ponerla con el resto de los ingredientes es el vaso de la batidora. Ya solo queda darle candela hasta que quede una textura untuosa.

Entrepanes de calabaza, quinoa y cebada (V)

Ingredientes:

– 300 g de calabaza.

– 100 g de quinoa.

– 100 g de cebada (o trigo [normal o sarraceno], o espelta, o centeno, o avena, o arroz, o el cereal que quieras).

– Especias al gusto (yo le puse pimienta, tomillo, ajo y cebolla en polvo, orégano y sal).

– Pan rallado y aceite de oliva.

Elaboración:

Solo hay que asar la calabaza y extraer la pulpa, mezclar con la quinoa y la cebada, que habremos cocido previamente, especiarlo, pasarlo por pan rallado y freír, hornear o congelar.

Nota: Se le puede poner un poco de agar para darle más consistencia, aunque al horno ya quedan bien duritas y con una textura muy agradable. Un truco para que queden al dente y bien crujiestes es congelarlas y freírlas sin descongelar, una auténtica delicia.

Puedes hacer multitud de combinaciones, a mí se me ocurrió cambiar la quinoa por soja texturizada y queda deliciosa.

Tortillas mexicanas al estilo inglés (V)

Ingredientes:

– 1 batata.

– 2 tomates.

– 300 g de frijoles cocidos (o una latita pequeña)

– Aceite, sal y especias al gusto.

Para las tortillas ver la nota del final.

Elaboración:

La primera parte lleva un sofrito de batata, tomate (cortados en cuadraditos…, para realzar el sabor se pueden hacer asados) y frijoles, especiados al gusto (ajo en polvo, tomillo, pimienta, orégano, finas hierbas, comino, cúrcuma, curry, preparado para burritos…, lo que más te guste) y con un toque picante de cayena o salsa Valentina, se acompaña como una ensaladita fresca de tomate, cilandro, lima y tal (opcional), y finalmente guacamole con su tomatito, cebolleta y pimiento picados (recomendabilísimo). De la cazuela a la tortilla y de la tortilla a la boca.

Nota del final: Lo más sencillo es comprar las tortillas ya hechas (también se puede usar pan de pita), pero si las quieres hacer (yo las hice) es tan fácil mezclar 250 g de harina de trigo, 100 ml de agua, un chorrito de aceite de oliva y sal hasta que quede una masa blandita y elástica…, la amasas un poco untándote las manos con aceite, haces unas bolitas y en una sartén al fuego, colocas el culo de una olla aceitada, dejas que se caliente un poco, pones la bola en la sartén, la aplastas con el culo de la olla aceitada, y en cero coma tienes una tortilla pluscuamperfecta lista para ñam ñam.

Pan casero, con harina normal y casi sin amasar (V)

Ingredientes:

– 500 g de harina normal (si tienes de fuerza chachi, pero si no, allá penas).

– 300 ml de agua templada.

– 10 g de panela o azúcar.

– 10 g de sal.

– 2 cucharadas de aceite de oliva.

– 1 sobrecito de levadura.

Elaboración:

Mezclamos la levadura con el agua tibia, el aceite y el azúcar en un recipiente grande y le damos varilla hasta que todo quede bien disuelto. Ponemos una parte de la harina (yo le puse 6 cucharadas colmadas, unos 200 g) y volvemos a darle varilla hasta que no queden grupos. Tapamos con un trapo limpio y dejamos reposar media hora. Pasado ese tiempo la masa tendrá burbujas y habrá crecido, le ponemos el resto de la harina, la sal, y lo mezclamos con una cuchara de palo hasta que nos quede una masa manejable. La amasamos con las manos aceitadas y un poco de harina en la tabla o el mármol para trabajarla mejor y le metemos mano dos o tres minutos. Volvemos a dejarla tapada con un trapo limpio y nos olvidamos de ella al menos una hora (cuanto más nos olvidemos más crecerá). Finalmente le damos otro amasadito breve para quitarle el aire, le ponemos unas semillas si nos apetece, colocamos sobre papel de hornear aceitado en la bandeja del horno, le damos un par de cortes y espolvoreamos con harina para darle un aire rústico, y cubrimos con un bol de cristal aceitado (para que retenga la humedad y quede crujiente y esponjoso). En unos 59 minutos a 200 grados desde horno frío tendría que estar listo (aunque si no lo está déjalo un poco más, que siempre conviene aplicar un poco de sano escepticismo a todo lo que nos cuentan).

Nota: Para cuando tenga una col y harina de centeno haré lo que me contó Josefina que hacía su madre para la masa madre (valga la redundancia): Separaba una pedacito de la masa del pan, hacía una bolita, lo embadurnaba con harina, lo cubría un par de días con unas hojas de col para que se fuera secando y fermentado, y cuando estaba seco por fuera y semilíquido por dentro le desprendía la corteza a la bolita y le ponía lo de dentro (una sustancia viscosa como los textos de Amador Fernández-Savater, que diría el gran Ángel Zapata) a la nueva masa…, y así cada vez que hacía pan. Según Josefina. en su pueblo se hacía una vez al mes pan de centeno, es decir, que el pan se conservaba, al menos, treinta días, no como el de ahora, que compramos unos panes efímeros crujientes de mañana y marmóreos de noche. Era illo tempore, ahora Josefina me confiesa que ya no hace masa madre…, amasa/reposa, amasa/reposa, amasa/reposa…, y hornea.

Nota 2: Este pan lo puede hacer con cualquier harina o mezcla de harinas. Atrévete a probar. Ten en cuenta que las harinas integrales dan unos panes más densos y consistentes. El de harina integral de centeno, da un pan oscuro y denso como un agujero negro, pero si lo combinas con harina de trigo, como el de la foto de abajo, o con otra harina que tengas a mano, conseguirás resultados sorprendentes.

Nota 3: Si quieres hacer un pan con masa madre, aquí te dejo las indicaciones preparar la masa madre en en siete días:

Dia 1: Mezclamos en un bol dos cucharadas de harina integral (yo usé de centeno, aunque vale de cualquier otro cereal, y también sirve la garina blanca, si no tienes integral, solo que tardará un poco más en fermentar) y un chorrito de agua. Lo dejamos 24 h tapado con un paño y fuera de la nevera.

Día 2: Lo removemos bien.

Día 3, 4, 5, 6, 7: le echamos una cucharada de harina cada día y un poco más de agua, y removemos…, es decir, alimentamos la masa. Si todo va bien saldrán burbujas y desprenderá un olor ácido. Hasta este punto no hace falta pesar nada. Para hacer un pan de un kilo (aproximadamente) hacen falta unos 50 g de masa madre. Esta masa madre ya se puede agregar directamente a la masa del pan, sustituyendo a la levadura, pero como está muy ácido, y hasta un poco picante, lo que suele hacerse es crear un fermento a partir de la masa madre, que será más suave. Esto se hace con una cucharada bien colmada de masa madre (unos 50 g), 50 g de agua y 100 g de harina de trigo de fuerza. Con lo que tendremos 200 g de ese fermento para usar en el pan (hay que dejarlo unas 6 horas hasta que fermente bien, y restar lo que pesa el fermento de la cantidad de harina y agua y pan, mitad de cada). Para conservar la masa madre se alimenta cada dos o tres días como hemos visto (agua, harina y mueve mueve). No hace falta meterla en la nevera si haces panes habitualmente. Si los haces de pascuas a ramos la puedes conservar en la nevera, cuando la necesites la sacas (la que vayas a usar, claro), la deja unas horas para que pierda el frío, la alimentsa, y haces el fermento que ya hemos visto. La masa madre se puede congelar y dura años. Y lo de ir retirando una parte cada vez que se alimenta es simplemente para que la masa madre no se desmadre de cantidad, porque si alimentamos y no usamos no dejaría nunca de crecer y se convertiría en una masa terroríficamente grande, como en aquella peli…

Curry de champiñones y guisantes con crema de anacardos (V)

Ingredientes para cuatro:

– 1 taza guisantes congelados o de bote.
– 200 gramos de champiñones o 1 bandeja.
– 200 gramos salsa tomate casera.
– 100 gramos anacardos o cacahuetes (o si no tienes puedes ponerle leche de coco).
– 1/2 cebolla (o una cucharada de cebolla en polvo).
– 1 diente de ajo (o una cucharada de ajo en polvo)
– Especias al gusto: Yo le puse sal, pimienta, comino, cayena (o algo picante, tipo ají, tabasco o chili), cúrcuma, curry en polvo y jengibre en polvo o fresco. ⠀

Elaboración:

Remojar 1/2 taza (70 gramos) de anacardos y reservar el resto para agregar picadas. En una cazuela ponemos un chorro de aceite de oliva y sofreímos la cebolla unos minutos. Cuando empiece a dorar agregamos la salsa de tomate y las especias. Mezclamos bien y ponemos los champiñones laminados, los guisantes y el agua. Dejamos cocer 10 minutos. Mientras, colamos y trituramos los anacardos con un poco de agua hasta que se forme una crema untuosa. Añadimos la crema de anacardos (también le van las castañas de caju) a la olla y volvemos a mezclar con brío. Picar el resto de los anacardos agregarlos al curry. También podemos reservar unos pocos para adornar por encima cuando presentemos el plato. Apagamos el fuego, tapamos la cazuela y dejamos un rato para que se mezclen bien los sabores antes de servir. Lo ideal es acompañar el curry con con arroz basmati y un rico naan (pan crujientito indio) o pan de pita si te has quedado sin naan.

Patatas asadas al aroma de romero con alioli de judías blancas y anacardos (V)

Ingredientes:

– 4 patatas medianas.

– Sal, aceite, pimienta, orégano, romero.

Para el Alioli de judías:

– 100 g de judias blanca cocidas (de bote, no te compliques).

– 1 dientón de ajo.

– 1 puñadito de anacardos (o almendras, o avellanas…)

– 1 chorrito juicioso de limón.

– 1 cucharada de AOVE.

– 2 cucharadas de levadura nutricional o de cerveza (o una y una).

– 1 cucharada de agua.

Elaboración:

Rajamos las patatas al medio, las sazonamos con las especias, el aceite, el romero (opcionalmente les puedes poner también una rodajita de tomate, le va que ni tintao). Las metemos al horno media hora a 180 grados, tapadas con papel de aluminio, que luego quitamos y dejamos 10 minutos más, hasta que estén tiernas. Una vez que estén en su punto sacamos, agregamos el alioli, y a zampar.

Para el alioli solo hay que poner todos los ingredientes en el vaso de la batidora y darle candela hasta que quede bien fino y untuoso.

Nota: Yo, por mi cuenta y riesgo, le añadí perejil y una pizca de kala namak, y quedó chupilusqui.

Nota 2: Para acomodar las patatas las puse sobre una cama de berenjena blanca nariguda.

Redondo de seitan al cava con salsa de setas (V)

Ingredientes:

Seitán casero.

– El relleno que más te guste (yo le puse champiñones, aceitunas, cebolleta y especias, pero si quieres lucirte prueba con un relleno de ciruelas pasas, dátiles, avellanas, almendras, anacardos, castañas cocidas, cebolleta y especias…)

-1 vaso de cava o vino blanco.

– Aceite de oliva, pimienta y sal.

Para la salsa unos champiñones, cebolla, 1 vaso de cava o vino blanco y salsa de druida (marmite diluido en agua) o tamari.

Elaboración:

Una vez que tenemos la bola de seitán lo estiramos con el rodillo hasta hacer una lámina más o menos rectangular (al principio parece un poco indomable, porque el seitán es elástico, pero poco a poco se va doblegando), lo rellenamos, lo embridados (o si eres mañoso, con envolverlo cuidadosamente vale), lo llevamos al horno en una cazuela de barro, le ponemos el cava o vino blanco, un chorrito de aceite y en unos 45 minutos (depende del tamaño y el horno) a 180 grados lo tenemos listo para servir.

Para la salsa de champiñones pochamos la cebolla, añadimos los champiñones, el vaso de cava o vino blando y al final, cuando ya esté cocinado y con el fuego apagado, la salsa de druida. Podemos añadir un poco de harina de maíz diluída en agua para espesar la salsa si queda muy ligera.