Archivo de la etiqueta: Salsa

Tontería roja (V)

tonteriaroja

Ingredientes:

– 2 tomates maduros.

– 1 ajo.

– Comino, vinagre y sal.

Elaboración:

Es una deliciosa salsa a base de tomate crudo (o escaldado), ajo, comino, vinagre y sal. Mejora cualquier sopa, caldo, guiso…, aunque en origen está pensada para el cocido. Un par de cucharadas en la sopa la convierten en una delicia, y con los garbanzos, machacados, un chorrito de aceite de oliva, cebolleta picada y tontería roja…, de orgasmo. Solo hay que mezclar todos los ingredientes en el vaso de batir y darle candela hasta que quede algo parecido a una sopa de tomate.

El nombre es un guiño familiar extemporáneo cuya historia, descacharrante, no admite compresión fuera de contexto, así que me lo ahorro.

Anuncios

Salsa de tomate casera con seitán y pimientos verdes (V)

seitancontomateypimientos

Aprovechando que hemos hecho una rica salsa de tomate casera en la receta anterior, vamos a preparar un plato completo, sencillo y rápido.

Ingredientes:

– 5 ó 6 pimientos verdes italianos.

– Seitán (lo puedes comprar preparado o hacerlo tú mismo a base de gluten de trigo, es facilísimo, lo tienes en la siguiente receta).

– Sal, pimienta y tus especias favoritas (orégano, finas hierbas, comino, etc…)

Elaboración:

Se cortan y fríen los pimientos verdes en tiras mollares, se sofríen unos 10 ó 15 minutos, se salpimentan y oreganofinihierban (si nos mola, claro), se añade el seitán en tacos de 1 ó 2 cm, se pochan unos minutos más, y una vez maridado todo y que el olorcito recrea y enamora, se cubre con la salsa de tomate casera que hemos hecho previamente. Se deja hervir un par de minutos y a zampar.

Nota: Este plato es de los que, salvo que uno sea un mago del autocontrol, es inevitable una barra de pan en la salsa…, puesto que no tiene remedio, dos recomendaciones: 1: gózalo en su sinrazón, y 2: que el pan sea integral.

Salsa de tomate casera (V)

salsadetomatecasera

Me apetece mucho que la primera receta de este blog sea una salsa de tomate casera…, quizá la más sencilla, versátil, saludable y deliciosa de todas las salsas. Puede usarse prácticamente para todo…, con pasta, verduras (a mí me chifla con judías verdes), arroz, tofu, seitán, soja texturizada, en la base de otras salsas, para enriquecer guisos, potajes, empanadas, etc…

Hay mil formas de prepararla, de hecho yo tengo media docena de variantes, aquí os dejo una que a mi entender, está de rechupete:

Ingredientes:

– 2 cebollas hermosas.

– 3 ajos bien picados.

– 1 pimientos verde.

– 2 pimientos rojo (gracias a su dulzor evitaremos corregir la acidez con azúcar, nada recomendable).

– 2 zanahorias (como el pimiento rojo y la cebolla contribuye a neutralizar la acidez).

– 1 chorrito de aceite de oliva (para sofreir).

– 7 tomates hermosos (o dos lata de kilo de tomate pelado entero, sobre todo si no estamos en temporada de tomates).

– Una pizca de pimienta, orégano, albahaca, comino y/o las especias que más te gusten (opcionalísimo, claro, a la par que recomendadísimo).

Elaboración:

Se sofríen en el aceite de oliva las cebollas con los ajos, las zanahorias, el pimiento verde y los pimientos rojos, una vez bien pochado se añade el tomate, se sala, se le agregan las especias que nos gusten (yo suelo poner pimienta, comino y orégano…, y un poco de albahaca si tengo) y se deja a fuego lento sine die (es una hipérbole, claro, pero si queremos que el sabor se haga pleonasmo en la boca necesita hacer chup chup a fuego lento al menos una hora). Finalmente se bate todo fino y a gooooozarrrr…