Archivo de la etiqueta: shitake

Trampanpulpo a seteira (V)

trampanpulpoaseteira2

Ingredientes:

– 250 de seta shitake (seca o fresca).

– 2 patatas hermosas.

– Pimentón (dulce y picante a partes iguales).

– Sal en escamas (tipo maldon).

– AOVE (aceite de oliva virgen extra).

Elaboración:

Ponemos a cocer las patatas con piel, mientras se van poniendo al dente rehogamos en una sartén con 1 cucharada de AOVE las setas cortadas a tijera bastante finas y con un diente de ajo bien picado. Hay que evitar hacerlas demasiado, para que queden al dente, así la textura será idéntica a la del pulpo.

Finalmente ponemos en una tabla para pulpo las patatas cocidas en rodajas, a modo de cama, y encima las setas. Añadimos la sal, el pimentón y un buen chorro de aceite de oliva virgen extra y a disfrutar.

Nota: Yo usé setas secas, para lo cual las rehidraté durante una hora más o menos, y luego utilicé ese agua para cocer las patatas (siempre con piel para que mantengan la jugosidad). El resultado fue sorprendentemente trampanpulpilicioso.

Anuncios

Croquetas de shitake y puerros (V)

croquetasdeshitake

Ingredientes:

– 200 g de seta shitake.

– 2 puerros.

– Verduras para hacer un caldo.

– Harina de garbanzos.

– Margarina o/y un aceite vegetal suave.

– 1 patata cocida.

– Harina de garbanzos

– Pan rallado.

– Sal, pimienta, nuez moscada, agua y aceite.

Elaboración:

Llevaba tiempo fantaseando con hacer unas croquetas de shitake (desde que probé las de Paco, lo confieso, que eran de boletus y estaban orgásmicas) y en mi fantaseo las cocinaba así: primero hacía un caldo de verduras rico con las partes duras de unos espárragos trigueros, las peladuras de un par de puerros, un par de hojas de apio y los pies del shitake (para darle potencia se le puede añadir marmite y/o misho, tamari, pastilla de concentrado vegetal…, aunque el shitake es una seta muy sabrosa y no hace falta, yo lo haría con setas más suaves, ya que estas croquetas se pueden hacer con la que más nos guste). Por otro lado en margarina o un aceite suave (o la mezcla de ambos) sofreía bien picaditos el shitake y un puerro, cuando estaban dorados los retiraba y en la misma sartén tostaba la harina de garbanzos con un poco más de margarina, añadía el caldo poco a poco, removiendo sin parar, hasta obtener una bechamel cremosa en la que ponía el shitake y los puerros…, todo condimentado con sal, pimienta y una pizca de nuez moscada, también le ponía una patata que cocí en un pis pas en el microondas bien machacada o batida. Lo dejaba enfriar todo en la nevera y cuando la masa se solidificó hice las croquetas, primero impregnándolas en harina de garbanzos con agua (y, opcionalmente, un pelín de vinagre y bicarbonato, es lo que haría las veces del huevo), luego rebozándolas en pan rallado, y a freír. No pude aguantarme las ganas, así que llevé el fantaseo a la cocina, el resultado lo tenéis en la foto. Deliciosas.